Empecé a trabajar en el torno alfarero a modo de cable a tierra hace un poco más de tres años y no lo pude soltar más. Tanto es así que armé y sigo equipando de a poco mi espacio de trabajo en un tallercito compartido en el barrio de Coghlan, al que me escapo cada vez que mi trabajo lo permite.

En el día a día muestro en @kosos.ceramica lo que aprendo, lo que pifio y lo que me dá curiosidad de este oficio que es infinito.

Gracias por pasar a ver 🙂

Gaby.

 

×